2016/03/11

El Derecho a la Educación de las Niñas con Discapacidad. Jornadas organizadas por el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI)




COCEMFE



«Ana Peláez Narváez, vicepresidenta ejecutiva de la Fundación CERMI Mujeres, ha alertado de la importante tasa de fracaso escolar que sufren las niñas con discapacidad con respecto a los niños que poseen este certificado, durante su intervención en las jornadas “El derecho a la educación de las niñas con discapacidad’, organizadas por el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), la Fundación CERMI Mujeres y el Ministerio de Educación, que se celebraron ayer en la sede del Centro Nacional de Innovación e Investigación Educativa (CNIIE), y que contaron con la participación del secretario de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Marcial Marín.

»“En muchos casos el abandono de la niña del sistema educativo se basa en el temor de la familia de que la menor con discapacidad, sobre todo intelectual, sufra abusos sexuales en el entorno escolar”, avisó la vicepresidenta de la Fundación Cermi Mujeres, que puntualizó que estas situaciones se dan con mayor frecuencia en el entorno rural. Asimismo, criticó que todavía se sigan produciendo casos de niñas que se escolarizan en la educación inclusiva, “y cuando inician el desarrollo menstrual, desde el centro se invita a los padres a llevarla a un centro de educación especial, por adolecer de personal especializado”.

»Por otro lado, explicó que todavía muchas niñas con discapacidad en el mundo siguen sufriendo abortos coercitivos y esterilizaciones forzosas, “cercenando así su derecho a la reproducción”, y multiplicando el riesgo de sufrir abusos, al no haber riesgo de embarazo. Además, entre las vulneraciones de derechos a las que las niñas con discapacidad se ven sometidas, Ana Peláez subrayó un desigual acceso a la justicia y a múltiples servicios, lo que hace todavía más difícil que su voz sea escuchada.

»Por su parte, la coordinadora de la Fundación Cermi Mujeres, Isabel Caballero, comentó que existen muy pocos datos sobre infancia con discapacidad, y más en concreto sobre niñas con discapacidad, por lo que urgió a que este asunto se aborde de forma individualizada.

»Eso sí, Caballero aseguró que “pese a que no sabemos qué pasa con las niñas con discapacidad en nuestro país, sí conocemos qué sucede con las mujeres con discapacidad que han recibido educación”. Así, destacó que se enfrentan a un mayor riesgo de exclusión social, tienen un menor acceso a las nuevas tecnologías, menor participación política, enfrentan dificultades para encontrar pareja o para ejercer su derecho a la maternidad.

»Durante las jornadas, el secretario de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades subrayó la necesidad de mejorar la enseñanza de las niñas con discapacidad, “porque la educación debe ser sin apellidos y para todos igual”. Además, mostró su agradecimiento al CERMI y a la Fundación CERMI Mujeres por el trabajo que realizan en favor de las personas con discapacidad.

»Mientras, Rosa Garvín, jefa de Servicio del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, resaltó la importancia de los programas que se están llevando a cabo para impulsar una mejor educación de las personas con discapacidad, y sobre todo de las niñas. Para ello, manifestó la importancia de trabajar de manera coordinada con otras instituciones.

»Asimismo, Jorge Cardona, catedrático de Derecho Internacional Público de la Universidad de Valencia y miembro del Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas, mostró su preocupación por el hecho de que pese a que se están produciendo importantes avances en muchos países con respecto al acceso a la educación de las niñas con discapacidad, “otros muchos estados no están progresando en esta línea”, y hay países donde hasta el 70% de los menores con discapacidad están sin escolarizar, situación que sufren en mayor medida las niñas.


Pese a que se están produciendo importantes avances en muchos países con respecto al acceso a la educación de las niñas con discapacidad, “otros muchos estados no están progresando en esta línea”, y hay países donde hasta el 70% de los menores con discapacidad están sin escolarizar.

»Espejismo de igualdad

»Por otro lado, la jefa de Servicio de Educación, Cultura y Deportes de la Subdirección General de Programas del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades, Julia García García, aseguró que cuando van a los centros educativos y ven el comportamiento que siguen manteniendo los menores “es cuando más se desmonta el espejismo de la igualdad de género”, puesto que por ejemplo los niños siguen ocupando el centro del patio durante el recreo, y las niñas la periferia.

»La representante del Instituto de la Mujer comentó que en los últimos años se vuelven a ver situaciones que “ya parecían superadas”, y recordó que según se ha comprobado mediante estudios estadísticos, el 33% de los jóvenes ve “normal” que las mujeres puedan sufrir por parte de su pareja violencia de control, es decir, revisión del móvil, de la ropa o de las relaciones sociales, entre otros aspectos.

»En materia de infancia, Ana Muedra, técnica de Programas de Unicef, explicó que uno de cada tres menores de todo el mundo que no están escolarizados vive con algún tipo de discapacidad, lo que a su juicio demuestra que este grupo social se enfrenta a más dificultades para acceder al sistema educativo.

»Eso sí, la representante de Unicef llamó a seguir invirtiendo en educación, “porque con los esfuerzos que se han hecho se ha logrado en muchos países alcanzar la paridad de género en la enseñanza Primaria”, por lo que en su opinión, si se persevera en esta línea y se trabaja de la misma forma en niveles superiores, se podrían producir avances similares.

»Por su parte, Nadia Criado, responsable de evaluación de Programas de Unicef, desgranó el detalle de algunos de los programas que la ONG desarrolla en todo el mundo, y abogó por que “las políticas no deben quedarse en la teoría, sino que deben ser llevadas a la práctica”.

»Por otro lado, Sonia González, responsable de Programas Locales de Plan International, desgranó algunos datos que su organización ha logrado con base en las conclusiones de su trabajo, si bien puntualizó que no existe mucha información oficial al respecto.

»En concreto, del casi millón y medio de menores atendidos por la ONG, los que tienen algún tipo de discapacidad corren un riesgo 10 veces mayor de no ir a la escuela. Además, indicó que mientras las niñas con discapacidad multiplican el peligro de sufrir violencia, las niñas corren este riesgo en el caso de las agresiones sexuales.

»Por último, las jornadas celebradas en la sede del Cenie concluyeron con el testimonio de una niña procedente de Zaragoza, que puso voz a la infancia con discapacidad. De esta forma, enumeró las dificultades a las que tiene que enfrentarse en el día a día para poder estudiar al mismo ritmo que sus compañeros, e hizo hincapié en la relevancia que tiene el acceso a la educación por parte de todos los menores, independientemente de si tienen alguna discapacidad.»





La ejecución de la innovación

No hay comentarios:

Publicar un comentario