2016/03/01

Roberto Arriola: «Una Economía al Servicio del 1%: Lecciones para México»




El Pulso Laboral



«Recientemente la organización internacional Oxfam ha liberado su informe denominado “Una Economía al Servicio del 1%”, mismo que sostiene la necesidad de acabar con los privilegios y la concentración de poder para frenar la desigualdad extrema. Es interesante que reflexionemos sobre estos resultados a la luz de la experiencia mexicana.

»Es claro que la desigualdad extrema en el mundo está alcanzando niveles insoportables. Actualmente, el 1% más rico de la población mundial posee más riqueza que el 99% restante de las personas del planeta. El poder y los privilegios se están utilizando para manipular el sistema económico y así́ ampliar la brecha, dejando sin esperanza a cientos de millones de personas pobres. El entramado mundial de paraísos fiscales permite que una minoría privilegiada oculte en ellos 7,6 billones de dólares. Para combatir con éxito la pobreza, es ineludible hacer frente a la crisis de desigualdad.

»La brecha entre ricos y pobres está alcanzando nuevos niveles. Recientemente, Credit Suisse ha revelado que el 1% más rico de la población mundial acumula más riqueza que el 99% restante. Al mismo tiempo, la riqueza en manos de la mitad más pobre de la humanidad se ha reducido en un billón de dólares a lo largo de los últimos cinco años. Ésta es sólo la última evidencia de que el problema de la desigualdad en el mundo no sólo no mejora sino que se está agravando.

Credit Suisse ha revelado que el 1% más rico de la población mundial acumula más riqueza que el 99% restante. Al mismo tiempo, la riqueza en manos de la mitad más pobre de la humanidad se ha reducido en un billón de dólares a lo largo de los últimos cinco años.

»La información que les compartiré enseguida analiza cómo y por qué se ha llegado a esta situación, además de presentar nuevas e inquietantes pruebas que demuestran la existencia de una crisis de desigualdad fuera de control a escala global.

»Según los cálculos de Oxfam:

»_ En 2015, sólo 62 personas poseían la misma riqueza que 3.600 millones (la mitad más pobre de la humanidad). No hace mucho, en 2010, eran 388 personas.

»_ La riqueza en manos de las 62 personas más ricas del mundo se ha incrementado en un 44% en apenas cinco años, algo más de medio billón de dólares (542.000 millones) desde 2010, hasta alcanzar 1,76 billones de dólares.

»_ Mientras tanto, la riqueza en manos de la mitad más pobre de la población se redujo en más de un billón de dólares en el mismo periodo, un desplome del 41%.

»_ Desde el inicio del presente siglo, la mitad más pobre de la población mundial sólo ha recibido el 1% del incremento total de la riqueza mundial, mientras que el 50% de esa “nueva riqueza” ha ido a parar a los bolsillos del 1% más rico.

»_ Los ingresos medios anuales del 10% más pobre de la población mundial, en quienes se concentran pobreza, hambre y exclusión, han aumentado menos de tres dólares al año en casi un cuarto de siglo. Sus ingresos diarios han aumentado menos de un centavo al año.

»_ La creciente desigualdad económica perjudica a todo el mundo, ya que debilita el crecimiento y la cohesión social. Pero es la población más pobre la que sufre sus peores consecuencias.


»Es innegable que los grandes beneficiados de la economía mundial son quienes más tienen. Nuestro sistema económico está cada vez más distorsionado y orientado a beneficiarles. Lejos de alcanzar a los sectores menos favorecidos, los más ricos están absorbiendo el crecimiento de los ingresos y la riqueza mundial a un ritmo alarmante.

»En lugar de tener una economía que esté al servicio de la prosperidad de todas las personas, de las generaciones futuras y del planeta, hemos creado un modelo económico que beneficia sólo al 1%. ¿Cómo hemos llegado a esta situación? y ¿por qué?

»Una de las principales tendencias que subyacen tras esta enorme concentración de la riqueza y los ingresos es el aumento del rendimiento del capital frente al trabajo. En prácticamente todos los países más avanzados, y en la mayoría de los países emergentes y en desarrollo, la participación de los trabajadores en la renta nacional se ha ido reduciendo, lo cual significa que se benefician cada vez menos del crecimiento económico. Por el contrario, los dueños del capital han visto como éste ha ido creciendo de forma constante (a través del pago de intereses, dividendos o reservas) y a un ritmo significativamente más rápido que el crecimiento de la economía.

»En el ámbito laboral, la brecha salarial entre el trabajador medio y los puestos directivos se ha ampliado rápidamente. Mientras los salarios de la mayoría de los trabajadores se han estancado, los de los altos ejecutivos se han disparado. La mayoría de los trabajadores peor remunerados del mundo son mujeres, desempeñando los empleos más precarios.

»Es claro que México no es un caso ajeno a las tendencias mundiales, lamentablemente; pero en la Sociedad Mexicana de Estudios de Calidad de Vida consideramos que la mejora es alcanzable.

»Siguiendo las lecciones de Oxfam para el mundo, en México podemos construir una economía más humana que anteponga los intereses de la mayoría y que privilegie la creación de condiciones para un buen desempeño en la calidad de vida general de la población. Un México en el que haya trabajos dignos para todas las personas, en el que hombres y mujeres vivan en condiciones de igualdad, y en el que quienes más tienen tributen lo que les corresponde para sustentar una sociedad incluyente.

»Hoy México cuenta con una economía fuerte, que bien distribuidos sus beneficios, puede hacer por fin realidad la posibilidad de una vida con calidad para todos. Por ello, la sociedad mexicana debe exigir a los líderes políticos que contengan y reviertan este modelo económico al servicio de los más privilegiados.

»Entre las acciones que esperamos se instrumenten están las siguientes:

»_ Establecer salarios dignos, reduciendo la brecha entre los salarios directivos y los del trabajador medio. Empleos con jornadas de 8 horas o menos, apegadas a la Ley. Incluyendo la posibilidad del trabajo a distancia como una opción creciente.

»_ Mayor regulación de las actividades del sector financiero.

»_ Mantener bajo control la capacidad de influencia de las elites más poderosas: creando registros públicos de las actividades de lobby, entre otras medidas.

»_ Distribuir el esfuerzo fiscal de forma justa y equitativa: trasladando la carga tributaria del trabajo y el consumo hacia la riqueza y el capital; mejorando la transparencia sobre los incentivos fiscales; y recuperando un gravamen sobre la riqueza.

»_ Combatir la desigualdad a través de un gasto público progresivo: dando prioridad a aquellas políticas, prácticas y gastos que permitan incrementar la financiación destinada a servicios sanitarios y educativos públicos y gratuitos.

»_ Incrementar importantemente los recursos para la ciencia y las artes, fomentando así la creación de empleos mejor remunerados basados en la innovación.


»Como se puede observar, los retos de México son en gran medida los retos del mundo. Con el compromiso visionario de los líderes políticos y el puntual seguimiento de una sociedad responsable de su propio bienestar, en la Sociedad Mexicana de Estudios de Calidad de Vida estamos seguros que “Un México Mejor es Posible”.»





Administración Pública e innovación

No hay comentarios:

Publicar un comentario