2016/04/29

Graciela Baduel: «Distrito A+E en Miami: cuando la estrategia es hacer ciudad»




ARQ. Clarin.com



«Los originales recursos para crear comunidad en un área subutilizada de Miami. El nuevo Distrito de Arte + Entretenimiento y su edificio insignia, Canvas.

»En 2009, NR Investments dio el primer paso. Nir Shoshani y Ron Gottesman compraron una estructura de 7 pisos, resabio de uno los tantos proyectos que quedaron inconclusos después de la crisis. Así nació Filling Station Lofts (al lado todavía hay una hormigonera), un edificio boutique pensado para artistas. “Subimos al último piso –cuenta Ron desde uno de los livings ya terminados– y la vista fue contundente: estábamos frente a la única área de la ciudad a desarrollar, donde realmente se podía hacer algo diferente”. “Más allá de algunas casas, no había nada –agrega Nir–, aunque estamos en el centro de Miami, a pocas cuadras del Puerto, entre Brickell y el Downtown, muy cerca de Winwood (el distrito de las artes) y del Design District (donde están las marcas de lujo)”.

»Ese fue el surgimiento del Arts + Entertainment District (A+E), concebido como una villa urbana, destinado a extranjeros pero también al público local. Los inversores compraron además un terreno adyacente donde en pocos meses comenzará la construcción de Canvas, un condominio “de lujo pero accesible”, que será el corazón de la zona.

»Después adquirieron un tercer lote, en la calle 14, que destinarán a otro emprendimiento de usos mixtos. Shoshani explica que quisieron obtener un límite para el distrito, que de esta forma va desde la calle 17 hasta la 14. Y enumera los pilares del masterplan: cambiar la zonificación (trámite que se cumplió en un año y medio) para lograr mayor densidad; sumar áreas de encuentro mixtas como cafés, bares y restaurantes de autor; impulsar el transporte público; y crear un concepto diferente, explotando el talento de los músicos locales y trayendo a la gente a este lugar donde nunca venía nadie. Empezaron con eventos para 200 o 300 personas y enseguida se vieron desbordados, así que sumaron el predio de Canvas, un lote arbolado que adornaron con luces de colores, condimentaron con food trucks y Djs y empezaron a proponer fiestas y eventos.

»Como el Miami Soul Train, que tuvo lugar a fines del mes pasado. Unas mil personas llegaron hasta Canvas a eso de las 7 de la tarde para compartir música, comida y cerveza esponsoreada hasta las 23. Pero el plato fuerte fue para los 180 que lograron anotarse vía web. Divididos en tres grupos identificados con un color diferente, recibieron unos auriculares bluetooth y unas pulseras fluorescentes que habilitaban a para participar de una “silent party” a bordo del Metromover (el subte elevado que conecta toda la zona, pasando por entre los edificios de varios distritos). Se utilizaron tres trenes, donde tres Djs tocaron música que solo podía escucharse a través de los auriculares (de ahí lo de la fiesta silenciosa), mientras el resto de los pasajeros viajaba como en un día normal. Los grupos rojo, azul y verde bajaron alternativamente en tres estaciones, donde además había música en vivo y los transeúntes se sumaban a bailar. Después de cantar y disfrutar dentro de esa suerte de montaña rusa que se movía en un recorrido parecido al del High Line neoyorquino, todos (muchos jamás habían estado en el subte) regresaron otra vez a Canvas para seguir la fiesta en tierra firme.

»“No podemos competir con la playa –explica Ron– por lo que para agregar valor a la zona pensamos en ayudar a gente con talento a empezar su negocio. Así se nos ocurrió otro evento: A+Eats, un concurso donde convocamos a chefs con conceptos innovadores”. Se anotaron 61 postulantes y quedaron 5 finalistas que cocinarán en vivo para la gente, que votará al ganador junto con un jurado especializado. ¿El premio?

No podemos competir con la playa –explica Ron– por lo que para agregar valor a la zona pensamos en ayudar a gente con talento a empezar su negocio. Así se nos ocurrió otro evento: A+Eats, un concurso donde convocamos a chefs con conceptos innovadores.

»Un año de alquiler gratis y una cocina equipada para montar su propio restaurante en Filling Station, en 2016.

»Pero no es lo único: también hacen “cine bajo las estrellas” con programación a cargo del Miami International Film Festival, cuya directora, Eloísa Lopez-Gomez, está feliz de ganar nuevas audiencias. Y mercado de pulgas con artesanos locales, clases de yoga con el mismo sistema de auriculares, día de arte en familia, fogatas y eventos musicales como Sounds of Cuba, a fines de septiembre.

»El despegue del A+E district se completará con un hotel de Gloria Estefan, un edificio de lujo que incluirá shopping y las oficinas de MTV y Viacom, entre otros proyectos. Walter Defortuna, presidente de Fortune International Realty, a cargo de la comercialización, afirma que se trata de un proceso natural, ya que la ciudad está evolucionando para convertirse en una de las grandes capitales mundiales. “En este año hemos hecho un buen trabajo –dice Nir, orgulloso– hicimos comunidad y posicionamos al mismo tiempo nuestra marca. Los precios, la ubicación, el negocio, todo eso está bien. Pero la clave es que la gente quiere, necesita, juntarse con otra gente. Y ese es nuestro gran diferencial. Apuntamos a un público joven, vibrante (que ahora se considera de entre 30 y 45 años), que quiera usar el Metromover en lugar del auto, tener un hogar y una vida urbana al mismo tiempo, hacer las compras, pasear al perro, bajar y tomarse un café”.

»“No voy a hacer nombres –completa Ron– pero hemos visto zonas llenas de edificios, pero sin alma”. Algo que ahora sobra en estas cuadras todavía casi vacías de Miami.»





La ejecución de la innovación

No hay comentarios:

Publicar un comentario