2016/07/14

Miguel Ron Rodríguez: «Coches autónomos: ¿estamos preparados?»




La Voz de Galicia, suplemento Voltaico



«Los coches autónomos se han convertido en la meta a la que todas las grandes marcas de la industria automovilística pretenden llegar primero. Pero lo que aún no está muy claro es que la sociedad esté capacitada para aceptarlos en nuestras calles.

»Cuando hablamos de coche autónomo, todos nos vemos en la situación de Tom Cruise en Minority Report o Will Smith en Yo Robot, películas holliwoodienses basadas en futuros alternativos. No obstante, la idea de un coche autónomo no es tan reciente como parece, y es que Norman Bel Geddes ya presentó un precursor de coche autónomo en la Exposición Universal de 1939.

»Está claro que para llegar a ese nivel de película todavía faltan algunas décadas, pero ya se están probando con éxito diferentes prototipos de coche autónomo. Grandes empresas tecnológicas como Google o empresas automovilísticas como Volvo, Mercedes o Tesla ya están trabajando intensamente para ponerse a la vanguardia en este sector que promete una gran cuota de mercado.



»Ventajas e inconvenientes

»A primera vista, este tipo de conducción presenta un gran número de comodidades. Pensemos en una escena en la que podemos desplazarnos de nuestra casa al trabajo sin el estrés de conducir en un atasco, o un viaje largo de una familia en el que tanto la madre como el padre tienen que turnarse para poder llegar a su destino, de esta manera llegaríamos con el cansancio típico de pasar varias horas sentados, pero sin el agotamiento que produce conducir en viajes kilométricos.

»Otro gran motivo para apostar por los coches autónomos es la eficiencia, está demostrado que la conducción autónoma es una conducción mucho más eficiente que la que tendría un ser humano, por lo tanto implica un menor gasto de combustible y por extensión una menor emisión de dióxido de carbono a la atmósfera.

»Tanto futuro promete la conducción autónoma que empresas de transporte de pasajeros como Uber ya están trabajando en ellos para así ahorrar gastos y poder transportar a sus clientes de una manera más cómoda y segura.

»Todo esto parece que no hay manera de ralentizar la llegada de los coches autónomos, ahora bien, ¿estamos realmente preparados? Yo diría que no. Todavía falta un gran camino por recorrer y parece que los coches autopilotados tienen una gran cantidad de piedras en él. Y el obstáculo más grande que se encuentran son los límites jurídicos, de regulación de circulación y sobre todo de responsabilidad.

Falta un gran camino por recorrer y parece que los coches autopilotados tienen una gran cantidad de piedras en él. Y el obstáculo más grande que se encuentran son los límites jurídicos, de regulación de circulación y sobre todo de responsabilidad.

»En un caso práctico en el que un coche autónomo que circule por una ciudad y por un error tecnológico colisiona con el coche que le precede o atropella a un viandante cruzando un paso de cebra, ¿quién es el responsable? ¿La persona propietaria del coche o la empresa que fabricó el automóvil? A la hora de contratar un seguro de responsabilidad obligatorio para todo vehículo, ¿quién debería contratarlo el propietario o la empresa?

»Ya se han dado percances con este tipo de automóviles circulando por las calles, como el accidente que ocurrió con un coche autónomo de Google o el accidente ocurrido con un vehículo Tesla —el cual no se trataba de un vehículo autónomo propiamente dicho, iba circulando en un modo autopilotado del que disponen—, por eso cabe pensar que si están realmente preparados para todas las circunstancias. Sí es cierto que ciertas marcas como Audi, Mercedes o Volvo ya disponen de frenadas de emergencia en caso de un imprevisto inmediato en la carretera como un peatón distraído que sale al tráfico o despiste del conductor a la hora de frenar en un semáforo en rojo.

»Está claro que de seguir perfeccionando esta tecnología, los gobiernos haciendo su labor de regulación y sobre todo si los ciudadanos —tanto como transeúntes como conductores— ponemos de nuestra parte, podremos disfrutar de esos viajes relajados que nos prometen, pero aun queda un camino largo en el que la meta está más lejos de lo que nos hacen pensar.»





Una innovación

No hay comentarios:

Publicar un comentario