2016/08/25

«Concepto y criterios taxonómicos de la innovación»




Joaquín J. Guzmán Cuevas y Juan Antonio Martínez Román. «Tipología de la innovación y perfiles empresariales: una aplicación empírica».
Economía industrial, n.º 368, 2008.
Número temático: La innovación en la economía y en la empresa. Extracto de páginas 59 a 62. Ver la publicación original ilustrada con referencias bibliográficas.



«La innovación ha sido definida como un proceso complejo y creativo, esencial para la economía, que comprende la creación de un nuevo producto, la utilización de un nuevo proceso en la producción o la introducción de un nuevo método de gestión organizativo o comercial. Ésta y otras descripciones del fenómeno destacan la multiplicidad de manifestaciones posibles de la innovación, más allá de la puesta en valor con éxito de una novedad tecnológica. El tratamiento científico de esta variedad de resultados es un tema importante en las investigaciones que buscan establecer un marco de análisis para la innovación, proponiendo en este aspecto la clasificación del output innovador como medida de normalización. El Manual de Oslo y el Manual Frascati son claros ejemplos del interés académico e institucional por esta línea de investigación.

»La innovación es un valor reconocido en el mundo empresarial. La tarea de emprender un nuevo negocio, renovar sustancialmente el actual, internacionalizar la empresa, diferenciar la producción o crear nichos de mercado son decisiones estratégicas habituales con un marcado carácter innovador. El repertorio de innovaciones asociadas a estas estrategias puede ser tan amplio como las interpretaciones que los competidores pueden realizar de una misma señal del mercado, incluso cuando comparten la catalogar las posibles novedades crecen cuando las diferencias entre las empresas aumentan (sectores, tamaños, condiciones competitivas, etc.). El estudio de las empresas innovadoras de un territorio es un caso en el que dicha clasificación se vuelve realmente imprescindible para la investigación.

»Las tipologías de innovación clasifican los resultados innovadores en categorías genéricas según diversos criterios. Con ellas se pretende catalogar la producción de innovaciones de un conjunto heterogéneo de empresas cuyas semejanzas se reducen, generalmente, a compartir el territorio, desarrollar actividades similares o ambas cosas. Esta diversidad entre las unidades productivas ha hecho necesario reducir el panel de resultados a un mínimo de categorías generales que permita extraer conclusiones válidas para el conjunto de empresas y que facilite los estudios comparativos. Podemos establecer una clasificación de las taxonomías de innovación utilizando tres criterios básicos: el objeto, el grado de novedad y la finalidad estratégica de la innovación.



»Según el objeto de la innovación

»¿En qué se innova? El Manual de Oslo distingue dos tipos de innovación: tecnológicas y no tecnológicas (OECD, 1997). La primera incluye las actividades necesarias para obtener una innovación en producto (bienes y servicios) o en proceso, denominándose innovaciones TPP (Innovaciones Tecnológicas en Productos y Procesos). Abarca actividades de naturaleza muy diversa (científicas, tecnológicas, organizacionales, financieras y comerciales), generalmente interconectadas y cuyo objetivo común es la introducción de innovaciones TPP en el mercado. Las innovaciones no tecnológicas, por su parte, son cambios puramente gerenciales, administrativos, organizacionales o en marketing que no están relacionados directamente con un proyecto de innovación tecnológica (e.g. implantación de TQM).

»La mayoría de los estudios se han centrado en las innovaciones tecnológicas, de ahí que la clasificación más empleada sea la que distingue entre innovaciones en productos e innovaciones en procesos. Sin embargo, las referencias en la literatura a otras formas de innovación han propiciado la incorporación de alguna categoría más, como las novedades de mercado, en cuyo caso la tipología queda del siguiente modo:

»Innovación en productos. Consiste en la creación de nuevos bienes o servicios, o mejoras de los existentes. También se denominan innovaciones de carácter material o innovaciones que incorporan tecnologías duras (hard).

»Innovación en procesos. Supone la adopción de nuevos procesos de producción, organización, gestión y marketing o la introducción de modificaciones sustanciales en los existentes. También pueden consistir en la compra de material y equipo que incorporan nueva tecnología. Son denominadas tecnologías blandas (“soft”) o innovaciones de carácter intangible.

»Innovación en los mercados. Consiste en crear, ampliar o segmentar los mercados de ventas y en crear o mejorar las fuentes de aprovisionamiento de materias primas y productos.

»Las conexiones que existen entre estos tres tipos pueden complicar notablemente la clasificación de las novedades. Por ejemplo, cuando en la prestación de un servicio van incorporados nuevos bienes (y viceversa) la distinción puede resultar “borrosa” y su clasificación bastante complicada. La implantación de nuevas TIC puede plantear esta confusión. También hay novedades en los productos que incorporan innovaciones de mercado y viceversa, del mismo modo que determinadas innovaciones de mercado requieren modificaciones sustanciales de carácter organizativo en las empresas. Estos casos muestran la dificultad intrínseca de la clasificación de las innovaciones.



»Según el grado de novedad de la innovación

»¿Cuánta novedad contiene una innovación? Atendiendo al grado de novedad incorporado, las innovaciones suelen clasificarse en radicales e incrementales.

»Esta distinción tiene una importante repercusión económica. Las innovaciones radicales, también llamadas básicas, primarias o totales, hacen referencia a productos o procesos totalmente nuevos, ya que presentan diferencias significativas en cuanto a su finalidad, prestaciones, características, propiedades teóricas, materias primas o componentes utilizados en su fabricación. Esta “novedad” tiene dos significados muy distintos. El primero, basado en la idea schumpeteriana de innovación, considera radical la novedad desequilibrante del mercado a nivel mundial. El segundo, indica la introducción de un producto o proceso nuevo para la empresa, “aunque ya existiera en el mercado o haya sido implementado en otras empresas”.

»Por otra parte, las innovaciones incrementales, parciales, progresivas o secundarias, son mejoras en productos o procesos ya existentes y consecuentemente aportan menor novedad (INE, 2000).

»De este modo, el “grado de novedad” es un continuo cuyo extremo superior son los productos o procesos nuevos a escala mundial y cuyo nivel más bajo son las mejoras que imitan las novedades de otras empresas.

»Para catalogar una innovación hay que elegir un criterio de clasificación. El Manual de Oslo propone tres clases de novedad: mundial (categoría máxima), en el entorno (categoría intermedia) y en la empresa (categoría mínima). El propio documento considera que la mejor solución práctica es referir la novedad al mercado o entorno en el que opera la empresa (categoría intermedia).

»Otros autores afinan la clasificación con nuevas categorías de novedad, como por ejemplo cambios tecnológicos que afectan a varias ramas de actividad (“cambios en los sistemas tecnológicos”) y grandes cambios en los sistemas tecnológicos que afectan al conjunto de la economía y crean sectores (“cambios en los paradigmas tecno-económicos”).



»Según la finalidad estratégica de la innovación

»¿Para qué se innova? Las taxonomías de carácter estratégico suelen clasificar las innovaciones aplicando dos criterios básicos: las características del mercado y las características tecnológicas del sector.

»Si las condiciones competitivas son similares, el criterio estratégico resulta especialmente interesante para la investigación. Por ello, es una clasificación habitual en el análisis sectorial y territorial de ciertas actividades. Sin embargo, resulta difícil de llevar a la práctica cuando las características de los mercados y las condiciones tecnologías difieren significativamente entre las empresas. En este caso, una tipología que combine tipo y grado de innovación para clasificar los resultados puede ser la mejor solución para elaborar perfiles en el marco territorial, donde prima la diversidad en la población de empresas.

»Ambos criterios han demostrado su influencia sobre los resultados innovadores. En este sentido, hay que señalar que diversas investigaciones han verificado la existencia de diferencias en el comportamiento y los resultados innovadores según predominen las innovaciones en productos o en procesos, mientras otros estudios han contrastado las diferencias que hay entre innovaciones radicales e incrementales en términos de crecimiento económico y difusión tecnológica.

»El cuadro 1 muestra una clasificación con ocho categorías de innovación, cuatro en productos y cuatro en procesos, y el grado de novedad referido al mercado de la empresa. Los procesos abarcan cualquier actividad empresarial (producción, organización, gestión, marketing, etc.), estén o no relacionadas directamente con la introducción de un nuevo producto o una mejora en la gama. Las categorías concretas que se proponen han sido formuladas para facilitar la integración de innovaciones diversas pero asimilables conceptualmente según los criterios anteriores.



»Las categorías finales de productos y procesos aparecen ordenadas por su grado de novedad. En el caso de los productos, el máximo nivel corresponde a la introducción de un producto totalmente nuevo en el mercado, luego figuran las mejoras, sustanciales y leves, surgidas internamente en la empresa, tras ellas aparecen las pequeñas modificaciones inspiradas en el exterior (imitación). En el caso de los procesos, el primer lugar corresponde a la creación de un procedimiento técnico, organizativo o comercial, totalmente nuevo en el mercado, seguido de la incorporación de novedades técnicas específicas (maquinarias y equipos) o de carácter general (nuevas TIC) y de las pequeñas modificaciones fruto de la experiencia. En ambos casos, la escala de novedad ha primado las fuentes internas del conocimiento y la incorporación de nueva tecnología específica, en el caso de los procesos.»





Tipologías de la Innovación
Lecturas temáticas

No hay comentarios:

Publicar un comentario