2016/09/08

«Presentación de una tipología de EMPITES (empresas innovadoras españolas)»




Ángel Luis Culebras de Mesa y José Luis Calvo González. «Una tipología de empresas innovadoras españolas para el siglo XXI. El resultado de la evolución». XI Encuentro de Economía Aplicada. Asociación Libre de Economía (ALdE) (@ALdEconomia) y la Revista de Economía Aplicada (REA).




«Los resultados de nuestro trabajo nos han permitido elaborar una tipología de la innovación constituida por ocho patrones, representativa de otras tantas estrategias innovadoras. Estas agrupaciones se han ordenado en función de su orientación innovadora y de sus resultados innovadores, como se muestra en el gráfico-diamante nº 2. Así, claramente se distinguen del resto los cinco primeros patrones —P. I, P. II, P. III, P. IV y P. V—, a los que pertenecen las empresas más innovadoras, la vanguardia de nuestras EMPITES —el 34,7%—; se les ha ubicado en un primer nivel denominado: nivel innovador elevado. Asimismo, se distinguen los dos patrones siguientes —P.VI y P.VII—, a los que pertenecen las empresas medianamente innovadoras —nivel decreciente de innovación a medida que pasamos de un patrón a otro posterior—; a este segundo nivel se le ha denominado: nivel innovador medio —dónde se ubican el 49,4% de las empresas estudiadas—. Cierra la tipología que presentamos, el Patrón VIII, dónde se encuentran ubicadas las empresas con el menor dinamismo innovador —el 15,9% de empresas—; al que se ha ubicado en un nivel innovador bajo.



»Patrón I: PYMEs muy innovadoras, orientadas a la innovación radical de producto, con elevado esfuerzo innovador.

»Este es el “patrón de mayor brillo” en el ámbito de la innovación de producto en la economía española. Agrupa a las empresas que pertenecen al “exclusivo club” de EMPITES que se sitúan en la frontera tecnológica. Descuellan de los demás patrones de forma muy llamativa en la innovación radical, medida como el porcentaje de la cifra de negocio de sus empresas que constituye una novedad en el mercado donde estas operan. Tal es así que comparativamente la innovación radical en los demás patrones de la tipología es prácticamente inexistente. El comportamiento del tipo de empresas que configuran esta agrupación corrobora que en España también se hace tecnología de vanguardia o al menos que aquellas se sitúan también en la primera línea de la innovación —en cualquier otro país, con renta per cápita que supera el 85% de la renta media comunitaria, que acaba de sobrepasar la renta per cápita italiana, esto se daría por hecho—, bien es cierto que su número es muy reducido, poco más del 3% de EMPITES.

»Las empresas de esta agrupación fundamentalmente son pequeñas y medianas empresas de menos de cien empleados, con una cifra media de negocio de niveles medio y bajo —el 75% de sus empresas se encuentran por debajo de la mediana de la cifra de negocio—. Son empresas nacionales, independientes que fundamentalmente vendieron sus productos en mercados nacionales y locales, lo que no es un signo de excelencia, y en cierta medida explica y condiciona la profundidad de su innovación, presentó niveles medios en mercados comunitarios y extracomunitarios.

»En esta agrupación se asignan elevados recursos a la innovación en función de su cifra de negocio, fundamentalmente dirigidos a la I+D, realizada de forma continua en los departamentos creados para tal efecto en sus empresas, también, externa a las mismas, lo que es un ejemplo a seguir. También son un ejemplo a seguir en cuanto al tratamiento a sus investigadores, remuneran adecuadamente a los mismos, no descuidando su formación continua, adquieren equipos e instrumentos para I+D. No obstante, consideran que la disponibilidad de recursos económicos es un hándicap para su innovación.

»Son empresas que presentan la relación más estrecha con universidades u otros centros de enseñanza superior como fuentes de conocimiento para la innovación.

»Las EMPITES de esta agrupación, como ya se ha recogido, se han orientado a las innovaciones de producto, fundamentalmente hacia las innovaciones de bienes, consiguiendo la mayor profundidad innovadora, una mayor gama de bienes, mayores calidades y con ello una mayor penetración en sus mercados. Tienen como asignatura pendiente una mayor apertura exterior, tal vez para ello deberían de apoyarse en una mayor cooperación. Estas empresas están muy interesadas en que sus trabajadores se sientan bien en sus establecimientos y sus innovaciones organizativas se dirigen hacia ese objetivo. Están a la última en los gustos y preferencias de los consumidores —ellas crean modas y tendencias con sus actividades de marketing—. Protegen sus innovaciones mediante patentes y el registro de marcas.



»Patrón II: Empresas muy innovadoras orientadas a las innovaciones de producto con bajo esfuerzo innovador.

»Si la anterior agrupación la habíamos definido como el “patrón de mayor brillo” en el panorama nacional innovador, la que nos ocupa se caracteriza por una gran eficiencia en la innovación de sus empresas, no así en el mercado donde estas operan, a pesar de dirigirse de forma muy mayoritaria a un mercado de ámbito local. Ello hace que esa eficiencia innovadora quede devaluada. No obstante, muestra ser un patrón con “resultados satisfactorios” para el esfuerzo que realiza, para los recursos relativos que asigna a las actividades innovadoras. Está constituido por la décima parte de nuestras empresas innovadoras.

»Las EMPITES pertenecientes a esta agrupación son por lo que al número de trabajadores respecta fundamentalmente PYMEs y también por alguna gran empresa; su cifra de negocio representa niveles medios y bajos —más del 70% de sus empresas se encuentran por debajo de la mediana de su cifra de negocio—. Fundamentalmente lo constituyen empresas nacionales independientes, orientadas principalmente a un mercado local y nacional —presentan los menores porcentajes de la tipología hacia mercados foráneos—, lo que les supone pesado lastre para el aprendizaje industrial y tecnológico, condición indispensable para la competitividad presente y futura.

»Este es un patrón que presenta el menor esfuerzo innovador, los menores niveles de gasto en innovación e I+D de la tipología en función de la cifra de negocio de la empresa. Adoptando la estrategia de adquisición de maquinaria como forma de innovación principal —de proveedores especializados, según tipología de Pavitt —. Sus obstáculos para innovar son el coste económico de la tecnología, la carencia de información sobre ésta —laguna procedente de su base de conocimiento, no resaltando en esta característica, más que a nivel medio en I+D interna; no subsanada con la actividad cooperadora, que no alcanza más que un nivel mediocre—, así como la falta de liderazgo en los mercados exteriores. Todo ello impide a sus empresas situarse con proximidad en la frontera tecnológica —presumiblemente la mayoría de sus innovaciones son no tecnológicas o de carácter incremental—, suponiéndoles cierta incertidumbre en la demanda de sus productos, restringidos mayoritariamente a mercados domésticos.

»Las empresas de esta agrupación están orientadas fundamentalmente hacia las innovaciones de bienes, en menor medida servicios, y de forma más reducida a innovaciones de proceso, así queda corroborado en los resultados de su innovación. Ya se ha mencionado su elevada eficacia en sus innovaciones como novedad en sus empresas. Ello hace de esta agrupación muy significativa para conocer como es la estructura y las características innovadoras “del grueso” de EMPITES con innovaciones en sus productos no radicales —de igual manera que la agrupación precedente lo era respecto a la innovación radical de producto—, de ahí su gran relevancia para el estudio de la innovación en España.

»Nos encontramos ante una agrupación con escaso interés en la utilización de procedimientos de protección y apropiación de la innovación, la baja radicalidad de la misma, así como su escasa ambición por los mercados de mayor amplitud no estimula el uso de estos procedimientos.

»Patrón III. Empresas muy innovadoras orientadas a las innovaciones de proceso, de producto, organizativas y de comercialización.

»En este patrón se agrupan EMPITES con una estrategia innovadora diferente a los precedentes. Son empresas que orientaron sus innovaciones hacia los procesos productivos obteniendo un éxito que consideramos relevante —como es conocido la encuesta base del presente trabajo presenta algunas lagunas respecto a este tipo de innovaciones, que se han subsanado haciendo deducciones razonables, no tan directas como el resto de innovaciones—.

»No obstante, también se dedicaron a las innovaciones de producto con notable éxito, como se refleja en la ampliación de la gama de los bienes, así como la mayor penetración en la cuota de mercado por la mayor calidad conseguida en los mismos, en la mayor flexibilidad en la producción o la prestación de servicios, y en la mayor capacidad de producción o prestación de éstos. Su estrategia también acentuó las innovaciones de comercialización y organizativas, con igual éxito notable: modificaciones significativas en el diseño y envasado de bienes, así como en los métodos de venta y distribución, para las primeras, y con la introducción de sistemas de gestión destinados a mejorar la utilización o el intercambio de información o conocimiento, para las segundas, en coherencia con los obstáculos más relevantes que observaron al innovar. Todo ello implicó una reducción del tiempo de respuesta a las necesidades de clientes o proveedores. En definitiva, nos encontramos ante una agrupación de empresas muy innovadoras.

»La agrupación que nos ocupa está constituida por casi la quinta parte del total de EMPITES, de todos los tamaños por número de empleados, predominando las más pequeñas —hasta 100 empleados—; desde la perspectiva de la cifra de negocio, más de la mitad se ubican en las cuatro mayores decilas de ingreso. Predominan las empresas privadas sobre las públicas y de propiedad nacional, con mayor presencia de grupos empresariales que en las agrupaciones precedentes.

»El esfuerzo innovador de esta tercera agrupación presenta un nivel medio —claramente superior al Patrón II pero no tan elevado como el del Patrón I—. El número de empresas que realizan I+D de forma continua es elevado; se han preocupado con interés en obtener información para la innovación de todo tipo de fuentes internas, de mercado, de instituciones creadoras de ciencia y tecnología, así como de todo evento u organización que les proporcione alguna base de conocimiento; destacan en la adquisición de equipos e instrumentos, así como software para I+D y en gastos de marketing.

»El interés por cooperar con todo tipo de socios es mayor que los patrones precedentes: con otras empresas de su grupo, proveedores, clientes, otras empresas o competidores, así como todo tipo de instituciones creadoras de ciencia y tecnología. Los procedimientos de protección y apropiación de la innovación más utilizados son las marcas, en mayor medida, y también las patentes y los modelos de utilidad, en coherencia con la innovación que hacen.



»Patrón IV: Grandes y medianas empresas muy innovadoras, orientadas principalmente a las innovaciones de proceso, de producción, organizativas y de comercialización.

»Esta agrupación presenta una estrategia innovadora en la línea del patrón precedente, obteniendo resultados sin grandes diferencias con él. Su característica más representativa, que le otorga “carta de naturaleza” como de agrupación independiente, es el tamaño de sus empresas: el 65% de sus EMPITES presentan más de 100 empleados y más de la quinta parte de ellas alcanzó los 500 empleados; la cifra de negocio también muestra su mayor tamaño, casi el 80% de ellas se encuentran en las cuatro decilas de mayores ingresos. Son fundamentalmente empresas de propiedad privada nacional y extranjera con gran presencia de grupos industriales foráneos —la proporción mayor de la tipología—, orientadas con igual interés a los mercados nacionales, comunitarios y extracomunitarios —también las de mayor apertura exterior—. Lo que puede decepcionarnos un poco es que es una agrupación de dimensión reducida, sólo representa a poco más del 2% de EMPITES.

»Sus empresas consideran de la mayor relevancia a la I+D interna para la innovación y la competitividad, la realizada de forma continua, no obstante su esfuerzo se debe de calificar de nivel medio. Parece ser que la mayor parte de él o el más relevante se realiza en sus matrices en el extranjero, aunque también hay grupos nacionales que hacen innovación en el país. Lo confirma el elevado esfuerzo en adquisición de tecnología desincorporada; también es elevado el gasto en actividades marketing; conceden importancia a la información procedente de clientes y competidores.

»Se dedican a las innovaciones de producto y proceso, principalmente, y también sobresalen en las organizativas, especialmente en la introducción de sistemas de gestión destinados a mejorar la utilización o el intercambio de información y conocimiento, así como modificaciones importantes en la organización del trabajo, en menor medida que las anteriores realizan innovaciones de comercialización, como recoge la denominación que se ha dado al patrón. Obtienen buenos resultados de todas ellas: penetración en los mercados, tanto por la mayor gama de bienes y servicios, como por su calidad o flexibilidad de sus productos; mayor capacidad de prestar servicios y mayor flexibilidad en su prestación; y de forma especial, en la reducción de los costes laborales y de mantenimiento, así como energéticos.

»Manifiestan un problema para situarse en la frontera tecnológica, dónde están establecidas ya las empresas pioneras en la innovación —carácter tácito de la tecnología; las posibilidades del futuro dependen de los logros obtenidos en el pasado—. La cooperación en esta agrupación es la mayor de la tipología, tanto nacional como extranjera, con todos los eslabones de la cadena de producción: clientes, proveedores, empresas del grupo, competidores, consultores etc., así como todas las instituciones creadoras de ciencia y tecnología, incluidas universidades extranjeras. Su procedimiento de protección de la innovación son las patentes, aunque no de forma generalizada.

»Patrón V: Empresas muy innovadoras, orientadas a las innovaciones de producto, organizativas y de comercialización, con elevado esfuerzo innovador.

»En la agrupación que nos ocupa se evidencia un viraje en la estrategia innovadora, haciendo hincapié en las innovaciones organizativas y de comercialización, las de más claro éxito de la tipología y la que obtienen mejores resultados. No obstante, no perdieron interés ni las innovaciones de producto ni de proceso.

»Es una agrupación de escasas dimensiones, no se llega al 2% de EMPITES, de todos los tamaños, con predominio de las más pequeñas —casi el 30% de EMPITES se encuentran en las dos ultimas decilas de renta—. Son empresas principalmente de propiedad privada independientes, orientadas a los mercados nacionales y locales, con menor presencia en los comunitarios y extracomunitarios. Nos encontramos con una agrupación de EMPITES muy comprometidas con las actividades innovadoras, realizando un importante esfuerzo en I+D tanto interna como extramuros, además, de forma continuada, en adquisición de equipos e instrumentos y software para la I+D; se preocupan de “beber” en diversas fuentes de información y conocimiento, tanto de empresas de su grupo , como de clientes y proveedores, también frecuentan todo tipo de eventos dónde se “respira” tecnología e innovación, ferias, exposiciones, publicaciones, etc. Su esfuerzo innovador también se dirige con esplendidez a remunerar a tecnólogos, investigadores y demás personal vinculado con la investigación; adquisición de tecnología inmaterial y gastos de marketing.

»Los resultados de la innovación fueron muy significativos consiguiendo ampliar su gama y calidad de los bienes y servicios, y con ello, una mayor penetración en los mercados, así como una reducción de los costes laborales fundamentalmente. Gran importancia de estas innovaciones fueron consecuencias de las innovaciones de comercialización y organizativas.

»De especial significación fueron las innovaciones en el ámbito de la comercialización: modificaciones significativas en el diseño o envasado de bienes, en los métodos de ventas o distribución, así como ventas en Internet, franquicias, ventas directas o las licencias de distribución. Igualmente espectaculares fueron las de carácter organizativo —agrupación con más porcentajes de empresas—, destinadas a mejorar la utilización de la información el conocimiento la organización del trabajo. Los obstáculos a la innovación más relevantes de estas empresas fueron de carácter económico: su elevado coste, dificultades de acceso a financiación, tanto de fondos propios como prestados.

»La cooperación fue media-baja: fundamentalmente con empresas del grupo, proveedores, clientes y universidades, todas ellas nacionales. Este es el patrón estelar de la tipología en la utilización de procedimientos de protección y apropiación de la innovación sobresaliendo en todas ellas, dentro de los estándares españoles.



»Patrón VI: Empresas medianamente innovadoras, orientadas a las innovaciones de servicios, organizativas y de comercialización, con elevado esfuerzo innovador.

»La presente agrupación de EMPITES constituye un hiato en la continuidad de los elevados resultados de la innovación de una u otra estrategia adoptada por los patrones precedentes. Su éxito innovador lo consideramos menor que los precedentes, definiéndolo como de nivel medio en términos generales. El esfuerzo innovador de estas empresas es de los más elevados de la tipología, de lo que se deduce una falta de eficiencia en la gestión de la innovación en la presente agrupación; sería pertinente analizar la razón de este hecho. Nos encontramos ante una agrupación en torno al 15% de EMPITES.

»Las empresas que nos ocupan son fundamentalmente pequeños y medianos establecimientos de menos de 100 empleados, con una cifra de negocio que tiende a sesgar hacia los niveles inferiores de renta; muy mayoritariamente son empresas privadas nacionales que fundamentalmente vendieron sus productos en los mercados locales y nacionales, en los comunitarios presentan un nivel algo menor, siendo muy bajos en los extracomunitarios.

»Estamos ante una agrupación de empresas que realiza un elevado esfuerzo innovador, orientado fundamentalmente a la ejecución de I+D interna, en menor medida externa —no obstante, muestra cierta discontinuidad—, que remunera adecuadamente a sus investigadores y no descuida su formación asignando importantes recursos, así como a la adquisición de equipos e instrumentos y solfware para la I+D. Además, se sirve de la información procedente de otros componentes de proceso de producción, tanto “aguas arriba” como “aguas abajo” del mismo.

»Su estrategia innovadora se orientó hacia las innovaciones de producto, fundamentalmente de servicios —mayor proporción de EMPITES de la tipología—. Consiguieron una relevante penetración en los mercados mediante una ampliación de la gama y un aumento de la calidad de los bienes y servicios. Sin embargo, los resultados fueron menores que los patrones precedentes. También se orientó hacia las innovaciones organizativas de forma parecidas a los dos patrones precedentes, obteniendo resultados en la reducción del período de respuesta a las necesidades de un cliente o proveedor, incidiendo éstas positivamente en la calidad de los bienes y servicios, reduciéndose los costes por unidad producida e incrementando la satisfacción del personal de la empresa. Igualmente realizó innovaciones en la comercialización de bienes y servicios con resultados notables en la mejora de los métodos de venta o distribución, como la venta a través de Internet, mediante franquicias, y las ventas directas o mediante licencias de distribución.

»Los problemas mayores para innovar siguen siendo de carácter económico: los elevados costes de la innovación, la falta de fondos internos y las dificultades de acceso a la financiación ajena. El nivel de cooperación del grupo es de nivel medio: con empresas del grupo y clientes, ambos nacionales, y con competidores e instituciones de investigación creadoras de ciencia y tecnología, nacionales y extranjeros. Los procedimientos de protección y apropiación de la innovación son aquí poco utilizados, destacan entre ellos las marcas con un nivel medio-bajo.



»Patrón VII: Empresas medianamente innovadoras, orientadas a las innovaciones de proceso, con bajo esfuerzo innovador.

»Este es un patrón que queda ya a distancia considerable de los patrones punteros en innovación. Se ha centrado en algún tipo de innovación de proceso, obteniendo algún resultado relevante en la misma, el resto de actividades innovadoras son muy minoritarias. Esta agrupación está constituida por empresas de todos los tamaños, mayoritariamente de menos de 50 empleados, que están repartidas muy homogéneamente por percentiles de cifra de negocio. Son empresas muy mayoritariamente nacionales, de propiedad privada e independientes. Se orientan a mercados locales y nacionales, y en menor medida al mercado europeo. Esta agrupación la forman aproximadamente un tercio de EMPITES.

»Su esfuerzo innovador es bajo, adquiriendo alguna significación el destinado a la adquisición de maquinaria, equipos y software. Su innovación procede de proveedores especializados, no tiene demasiado interés en hallar otras fuentes de información o conocimiento. Su gasto relativo en I+D interna es bajo, algo mayor en I+D externa. Destacan las actividades de apoyo a los procesos, como la introducción de sistemas de mantenimiento u operaciones informáticas, de compra o de contabilidad, en menor medida la introducción de métodos de fabricación o producción de bienes y servicios nuevos o mejorados.

»Estas empresas obtienen significativos resultados en sus procesos productivos: flexibilidad en la producción o la prestación de servicios, mayor capacidad de producción o prestación de servicios, así como una reducción de los costes laborales por unidad productiva, todos ello con un impacto en la productividad. No obstante, comparativamente con otras agrupaciones de mejores resultados (Patrones III y IV) podemos calificar su innovación de nivel medio.

»Los obstáculos para innovar son, por una parte, un conformismo con la innovación realizada — parece que no son demasiado consciente de que “quién se queda rezagado en esta carrera” lo tendrá muy difícil para poder alcanzar una posición de vanguardia tecnológica—, y, por otra, dificultades de acceso a financiación ajena. La cooperación para la innovación es media-baja, sólo se lleva a cabo con empresas del mismo grupo.



»Patrón VIII: Empresas orientadas a las innovaciones de bienes, escasamente innovadoras.

»Nos encontramos ante el patrón que cierra la tipología. Es la agrupación que se ha considerado menos innovadora de las EMPITES atendiendo a la información obtenida de nuestra encuesta, que sigue una determinada estrategia innovadora, o tal vez sería más preciso decir sin una estrategia innovadora definida. No obstante, son empresas orientadas a la innovación de producto, fundamentalmente de bienes, dónde obtienen algún resultado que merece ser reconocido: penetración en nuevos mercados, mayor cuota de los mismos o más amplia gama de bienes y servicios. Sin embargo, se les ha calificado en el nivel bajo de innovación.

»Son empresas principalmente PYMEs, repartidas homogéneamente por decilas de su cifra de negocio, principalmente de propiedad privada nacional e independientes; orientadas principalmente a mercados nacionales, pero con alguna presencia en los foráneos, tanto comunitarios como extracomunitarios. Forman en torno al 15% de las EMPITES. Sus fuentes de información proceden de clientes, de competidores y de eventos relacionados con la innovación y la actividad principal de la empresa, así como de las publicaciones científicas. Realizan un elevado esfuerzo de innovación e I+D interna, menor en I+D externa, así como adquisición de software para I+D. Sin embargo sus resultados son escasos para ese esfuerzo; son, en definitiva, poco eficientes.

»Los obstáculos más relevantes para innovar son, por un lado, de carácter económico: elevado coste y problemas de financiación propia y ajena; por otro, de conocimiento: problemas para encontrar socios con quién cooperar en temas de innovación; y en tercer lugar, de mercado: la incertidumbre sobre la demanda de productos innovadores y las dificultades de competir con las empresas consolidadas. Su nivel de cooperación es medio-bajo. En el ámbito nacional cooperan con empresas del mismo grupo y con organismos públicos de investigación, y fuera del país con clientes y competidores e instituciones creadoras de ciencia y tecnología. Igualmente, sus procesos de protección y apropiación de la innovación sólo resaltan a nivel medio-bajo, en patentes y marcas.»





Tipologías de la Innovación
Lecturas temáticas

No hay comentarios:

Publicar un comentario