2016/10/11

«Comecoco, en el Le Parc: “Desde la economía creativa se abre una esperanza”»




Los Andes Diario @LosAndesDiario, Mariana Guzzante



«Dos referentes internacionales —la brasileña Edna Dos Santos y la colombiana Clara Mónica Zapata— piensan a Mendoza como polo creativo.

»Ambas están rodeadas de jóvenes que preguntan, sonríen, agitan, sacan fotos. Es la ebullición creativa que está provocando el Comecoco, encuentro internacional que une cultura, economía e innovación.

»“Me emociona ver que, en un contexto tan duro como el del mundo actual, la economía creativa abre una esperanza”, dice Edna Dos Santos Duisenberg, quien gestó en 2004 el primer Programa de Economía Creativa de la ONU. Tanto ella como la colombiana Clara Mónica Zapata (otra invitada indispensable para hablar de gestión cultural) coinciden en que “no hay una receta” para desarrollar proyectos culturales basados en el cooperativismo, pero que sí hay sugerencias.

»“Antes que nada, hay que empezar a pensarse. Y luego armar redes sólidas que logren que los proyectos no sean efímeros”, diagnostican.

»Hace apenas dos días, Edna pisó Mendoza por primera vez. Su primera impresión es que Mendoza tiene un potencial creativo grande y activos que pueden ayudar a desarrollar más su economía creativa.

»“Es una ciudad universitaria, lo que implica gente joven. Es una ciudad turística; históricamente, ha sido un punto geopolítico importante en cuanto al tránsito entre países. Es una ciudad con conectividad y esto pesa porque la economía creativa y lo digital van de la mano. Es la capital internacional del vino y esto es una marca.”

»Al llegar se dedicó a percibir esta urbe. Caminó diez minutos y ya vio una idea que le pareció excelente. “En la entrada de la Universidad de Congreso pusieron un par de afiches sobre un perchero. En uno decía ‘si no lo usas, déjalo’ y en el otro ‘si lo necesitas, llévalo’. Ahí tú puedes dejar tu ropa para alguien que lo necesite. Allí está la importancia de las ideas creativas para tratar los temas sociales”.

»Clara, que ha desarrollado interesantísimos proyectos en su Medellín, observa que aquí hay un buen punto de partida. “Hay una línea base clara, hay un interés, hay una entidad del estado haciendo una apuesta. Pero también hay un grupo importante de creadores, de gestores, que están trayendo las preguntas.”

»¿Pero cuáles serían las acciones para llevar adelante proyectos culturales fuertes? Clara subraya que todo parte de reconocerse a sí mismo, empezar por un trabajo de inventario, y entender quién es quién y para qué puede servir. “Afuera de las ciudades capitales, hay una vitalidad que puede empezar a aportar a la innovación.”

Todo parte de reconocerse a sí mismo, empezar por un trabajo de inventario, y entender quién es quién y para qué puede servir. “Afuera de las ciudades capitales, hay una vitalidad que puede empezar a aportar a la innovación.

»Clara lo ha visto concretarse en los márgenes de Me dellín. “A mí me satisface la experiencia de los chicos de la Comunidad 13, una de las zonas más violentas. Estos grupos de chicos que hacen hip hop, graffitti y arte urbano hoy son referentes, viajan y ya asesoran proyectos. A partir de lo que sabían hacer, se dejaron acompañar por organizaciones sociales y empezaron a establecer su propia hoja de ruta, sin perder su autonomía”.

»Este ejemplo de los chicos de Casa Morada, además, incluye escuela, emosora y semilleros, donde van integrando a otros jóvenes “Yo los veo y lloro”, cuenta la colombina. “Hay formas de llegar a esos procesos: hay que contar con cooperación y actitud hacia el cambio. Esos son más bien como los tips.”

»Por su parte, Edna asegura que la economía creativa puede contrubuir a mejorar las condiciones de pobreza y desigualdad. “Lo de Medellín es reflejado en Brasil. Fui invitada a una favela donde hicieron un espectáculo de ballet. La nena de 8 años me dijo ‘yo soy economía creativa’. Y estaba en lo cierto. A través de la ONG obtuvo una beca para el ballet de Rio. Hay otros ejemplos, como la industria de cine en Nigeria, que es la tercera del mundo y creó su propio sistema.”

»En un mundo de tensiones políticas y económicas difíciles, donde los cambios son vertiginisos, la brasileña observa que la relación de empleo es distinta y que hay que tener una vision más estratégica, una formación más abierta y comprender que no vivimos en silos, que las cosas interactúan, que no hablamos de economía y cultura como algo separado.

»En Colombia, donde se está firmando la paz, Clara avisora proyectos de economía creativa (relacionadas con los cultivos) para las zonas postconfictos. “Lograr construir la mediación apropiaba es evitar caer en lo mismo. Eso es innovar”.»





Administración Pública e innovación

No hay comentarios:

Publicar un comentario