2016/12/15

Botías Saus: «Pioneras en la invención. La Oficina de Patentes atesora diversos inventos registrados por murcianas que revolucionaron la industria»




Botías Saus @antoniobotias. Diario La Verdad de Murcia @laverdad_es



«Quizá sean sus nombres los más olvidados de entre todas las murcianas que la historia debería recordar. Porque su ocupación, que era inventar, fue suplantada a menudo por sus maridos. Pero, al menos, podemos recuperar sus nombres inscritos en letras de oro en la Oficina de Patentes y Marcas. Una de ellas era Victoria Pérez Rivas. Y su logro fue patentar una aplicación para el aluminio una década antes de que se inaugurara la primera gran industria de este metal en España, que los cronistas sitúan en 1929 en Sabiñánigo (Huesca).

»La primera murciana en pasar a la historia como inventora fue Laura Pérez Martínez en 1916. Según reza el expediente, su invento fue una “muela de esparto recubierta en un borde con un recincho de cáñamo para que sirva de piso en fabricación de alpargatas de lona”.

»El invento supuso una destacada innovación, habida cuenta de que las alpargatas, como también recordaba Caballero en 'Andelma, Boletín del Centro de Estudios Históricos Fray Pasqual Salmerón', era el único tipo de calzado utilizado por las clases populares hasta mediados del siglo XX.

»Apenas tres años más tarde, Victoria Pérez Rivas patentó el llamado “Bidón de aluminio para el envasado y transporte de líquidos”. La novedad del artefacto era que permitía reducir hasta en un 75% el peso del mismo respecto a los que ya existían.

»La propuesta de Victoria era indiscutible. Según sus cálculos, podían fabricarse depósitos que contuvieran diez mil litros. Por si fuera poca la genialidad de la patente, en el expediente se destaca que la murciana había creado “un nuevo tipo de envase, no empleado ni conocido hasta el presente en España ni en el extranjero”. Ahí quedó eso.

»A lo largo del siglo XIX se consideraba al aluminio un material tan preciado como el oro. De hecho, a comienzos del siglo XX la producción mundial apenas alcanzaba las 6.700 toneladas. Y eso a pesar de que en 1888 en la Universidad de Oberlin (Ohio, Estados Unidos) se había logrado producir aluminio puro en cantidad suficiente como para que fuera comercial.


El objeto principal de la nueva máquina era “eliminar la fabricación de hilados de esparto, a los niños de 6 a 10 que tienen que dar a la rueda de hilar y que es antihumano y antisocial a esa edad, precisamente la escolar, mantenerlos en el trabajo”.

»Un bidón ideal

»En el año 1923, 'La Verdad' publicó un reportaje publicitario sobre las bondades del bidón de aluminio, entonces “patentado para España y el extranjero” por la firma Zerep Aicrag. El fabricante era el alicantino Luis Carretero, quien mantenía un comercial en la plaza murciana de Santo Domingo: Esteban Pastor.

»El anuncio destacaba que el bidón pesaba “un 78 por 100 menos que los de hierro” y era el envase ideal para el transporte. No consta en la prensa de la época referencia alguna sobre la inventora Victoria. Otra murciana, Ángela Azorín, lograría una nueva patente en 1922 tras idear en Yecla un curioso procedimiento que, tras obtener la decoloración de las telas por medio del cloruro de cal disuelto en agua, obtenía originales dibujos “en terciopelos, lanas, veludillos y géneros similares”.

»La aportación de Ángela se sumó a otra de Hortensia Martínez, natural de Totana e inventora en 1927 de un “grifo automático de aplicación a latas de petróleo, aceites, esencias y toda clase de líquidos”. O aquella máquina de hilar que patentara la ciezana Francisca García Hernández el 4 de mayo de 1944.

»Aunque el inventor en realidad fue su sobrino, Rafael Amador, el expediente refleja que el objeto principal de la nueva máquina era “eliminar la fabricación de hilados de esparto, a los niños de 6 a 10 que tienen que dar a la rueda de hilar y que es antihumano y antisocial a esa edad, precisamente la escolar, mantenerlos en el trabajo”.»





Innovación e inventos

No hay comentarios:

Publicar un comentario