2017/08/17

Visión de futuro para el sector de la salud 2025 | Observatorio de Prospectiva Tecnológica Industrial (OPTI)




Info: OPTI

Documento (pdf)




«Visión de Futuro 2025


»Han pasado 25 años desde que iniciamos este siglo XXI y en poco se parece a ese día en que felizmente lo recibíamos como nuevo.

»Desde el punto de vista de la geopolítica nos encontramos en un mundo multipolar en el que diferentes países miden constantemente sus fuerzas y donde el juego de equilibrios se ha tornado complejo y, a veces, peligroso.

»Pero, en este mundo global en el que todo está relacionado y donde las decisiones en cualquier lugar del globo tienen repercusiones en los rincones más alejados del planeta, la toma de decisiones ha dejado de ser unilateral para convertirse en un juego de contactos, análisis y pulsos que, irremediablemente, conduce a la cooperación y al consenso en aquellos aspectos que nos afectan a todos.

»Si tenemos que buscar un gran protagonista del cambio de nuestras vidas en estos años lo encontramos, sin lugar a dudas, en la tecnología. Independientemente de momentos de crisis económica aguda, la tecnología ha seguido avanzando y el conocimiento se ha convertido en el auténtico motor de cambio de nuestra sociedad y la seña de identidad de la competitividad de los países y las regiones.

»Las materias primas, si bien han sido objeto de tensiones internacionales, han dejado de ser el valor económico por el que se medía la riqueza de un país, para pasar a serlo sus gentes y su capacidad de creación, de invención, de desarrollo y de emprendimiento

»Y en este siglo de cambios permanentes, el complejo sector de la salud se ha convertido en uno de los motores de desarrollo económico y social más importantes de las economías desarrolladas.

»En España, la esperanza de vida se ha mantenido, aunque ya sabíamos en el año 2000 que la proporción de personas mayores de 60 años se iba a duplicar en el 2050.

»Hoy las enfermedades crónicas representan más del 60% de todas las enfermedades mundiales, y tenemos indicios evidentes de que la esperanza de vida aumente de forma significativa en muy corto plazo de la mano de desarrollos vinculados a la biotecnología, la nanotecnología y la electrónica avanzada.

»Pero hoy, lo que hemos conseguido es un nuevo modelo de Sanidad de la mano de la denominada e-Salud que ha supuesto la revolución más importante en el campo de la salud desde el advenimiento de la medicina moderna y una oportunidad para el cambio y la mejora de la gestión sanitaria y del conjunto de sus procesos, desde una visión humanística.

»La crisis económica de la segunda década fue aprovechada para reformar el Sistema Nacional de Salud (SNS) con el objetivo de hacerlo más eficiente, implantando nuevos modelos de gestión, así como sistemas que permitieron evaluar las tecnologías en función del binomio efectividad-coste. Para ello se actuó en diferentes frentes.

»En primer lugar, fortaleciendo los instrumentos de cohesión y equidad dentro del SNS mediante medidas que aseguraron la sostenibilidad del mismo. En este sentido, se promovió la cualificación profesional mediante programas de formación y de excelencia, nuevos modelos retributivos en función de resultados y la accesibilidad y reconocimiento de los trabajos de investigación. Paralelamente, se implantaron sistemas de control de gastos, se centralizaron actividades de gestión y se arbitraron mecanismos de coordinación entre los sistemas de salud de las diferentes Comunidades Autónomas y con el sector privado. Estas medidas dieron lugar al diseño de métricas coste-beneficio para evaluar el conjunto del Sistema Nacional de Salud.

»En segundo lugar, se dotó de contenido real a las Agencias de Evaluación, pasando a ser Agencias de Innovación, como instrumento de evaluación de los procesos, coordinación y generación de doctrina y de compra de tecnología, aplicando los principios de compra pública innovadora como mecanismo al impulso de la generación de tecnología sanitaria. Además, las agencias han implantado un proceso de seguimiento de los resultados de sus decisiones que ha alimentado un continuo aprendizaje y mejora en sus actividades y resultados. Para ello, se dotó a las Agencias de recursos evaluadores y se creó un organismo a nivel nacional con voz propia en la Unión Europea, de tal forma que el modelo español está hoy en conjunción con el contexto europeo.

»En tercer lugar, se pusieron en marcha medidas para que en España se generase tecnología sanitaria con una visión de mercado global, lo que dio lugar a un tejido empresarial que entendió la innovación como medio de búsqueda de eficiencia y trabajó en el desarrollo de productos y servicios que permitieron ahorrar gasto sanitario sin menoscabo de la calidad del servicio. Así aparecieron tecnologías a la medida de los diferentes niveles de atención sanitaria y, especialmente, equipos que reforzaron el papel de la atención primaria en la etapa de diagnóstico y permitieron importantes ahorros al sistema.

»Y, en cuarto lugar, se puso el foco en la prevención, para lo que se establecieron nuevos modelos de atención basados en la prevención, tecnologías sencillas y eficientes para la detección temprana de problemas de salud y educación desde la infancia sobre pautas de vida saludables y cuidado propio de nuestra salud, bajo el principio de que 1 euro invertido en educación es mucho más productivo que 1 euro gastado en sanidad.»





No hay comentarios:

Publicar un comentario